viernes, 8 de julio de 2016

El rol de las freidoras industriales en las cocinas de restaurantes

Cuando se piensa abrir o coger en traspaso un negocio como una pizzería o un restaurante, la elección de las maquinarias de hostelería es crucial para el éxito del proyecto. La freidora profesional es una de las máquinas hosteleras que no ha de faltar jamás en las cocinas profesionales, porque la fritura es un método de cocción que se presta para la preparación de numerosos platos más buscados.
Para individuar el modelo de freidora profesional más apropiado hay que responder a estas tres preguntas: ¿Qué tipos de alimentos se va a freir con mayor frecuencia? ¿Cuál es la multitud de público media diaria? ¿Y, se prevén picos de afluencia?

freidoras profesionales La capacidad de las freidoras industriales varia entre los 4 y 50 litros: las primeras tienen un tamaño parecido a los modelos domésticos (pero realizadas para resistir a cargas de trabajo más importantes) y están pensadas para ser colocadas sobre las superficie de trabajo; mientra que las más grandes están equipadas con más  cubas y eventualmente con un mueble. Para un restaurante pequeño-mediano, una freidora de 13-18 litros es más que suficiente, incluso en el caso que también se quiera ofrecer un servicio pizzería (ya que la cantidad de fritos solicitados será menor). Si tenemos planeado hacer frituras de pescado o de otros alimentos con el rebozado, es fundamental y aconsejable que las resistencias sean protegidas y que los elementos caloríficos estén dispuestos fuera de la cuba (si se trata de una freidora de gas); de esta manera se facilitarán las operaciones de limpieza, ya que el rebozado tiende a ensuciar e incrustar el sistema de calentamiento y por lo tanto a disminuir la eficiencia térmica. Para freir pescado y otros tipos de alimentos, sería más oportuno adquirir dos maquinarias de hostelería o bien una fredirora de 2 cubas distintas, con la finalidad de evitar cualquier contaminación de sabores.
freidoras para pasteleria La freidora profesional de dos cubas también tiene la ventaja de no ocupar mucho espacio (al contrario de lo que se pueda imaginar) y debería ser la solución preferida por la mayor parte de operadores hosteleros,  pues porque permite reducir los consumos y mejorar la gestión del tiempo, del espacio y de los picos en la demanda de los clientes.

Y por último, si se quiere preparar fritos para personas con intolerancias alimentarias, la compra de otra freidoras es obligatoria, aunque si en este caso es posible elegir un pequeño modelo de sobremesa, ideal para cantidades reducidas de alimentos lo que también significa un ahorro de consumo de aceite.

En el catálogo online de AllForFood.es  encontrarás fichas técnicas muy detalladas para que tú puedas conocer el variado mundo de las freidoras profesionales para pastelerías, restaurantes, panaderías y otras maquinarias de hostelería, y elegir con conscietemene más apropiado para tí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario