martes, 9 de mayo de 2017

Los problemas más comunes durante el uso de las amasadoras industriales

Entre las fases de trabajo en pizzerías, panaderías y pastelerías, la del amasado es una de las más delicadas durante el proceso de producción de un producto de horno; ya que son muchos los defectos de panificación que pueden imputarse a un amasador incorrecto. Por lo tanto es necesario valorar detalladamente la elección de la amasadora industrial y aprender a usarla correctamente según el tipo de producto a realizar.
amasadora profesional
Las amasadoras industriales cuentan con una cuba o bol para los ingredientes, con un accesorio que realiza la mezcla de la masa (una espiral, una horquilla, un batidor u otro) y con un motor de potencia variable. Para pizzería y panificadora se habla de amasadoras de horquilla, de espiral o de brazos, y la capacidad de la cuba puede variar de 20 hasta 500kg, mientras que las amasadoras para pastelería se parecen más a los modelos domésticos, normalmente se trata de las también llamadas batidoras planetarias.
Por lo que concierne la solución de eventuales problemas de funcionamiento de estas delicadas máquinas alimentarias, se puede sin duda recurrir en ayuda del fabricante o de un técnico especializado, pero algunas veces es posible hacerlo por sí mismo pequeñas operaciones de mantenimiento ordinario y extraordinario. Generalmente, ya que los fabricantes no se responsabilizan por daños debidos a usos incorrectos o inapropiados, el primer paso es seguir estríctamente las instrucciones indicadas en el manual de usuario, sin experimentar tareas que la amasadora no podría ni debería llevar a cabo.
horno pizzero
Un elemento a tener bajo costante supervición es la correa de la amasadoras industrial, cuyo control debe verificar que la regulación del procedimiento de amasado sea correcta y conforme con los demás elementos. Aún en ausencia de daños aparentes es aconsejable revisarla cada 3 o 4 meses. También la cadena de transmisión tendría que controlarse tras algunos meses de uso, para estar seguros de que todo funcione con normalidad. Si dichas partes resultan ligeramente alargadas respecto a su forma original estándar,  deberán regularse correctamente: a menudo es suficiente añadir un poco de aceite lubricante para llevar a cabo una reparación manual, pero cuando los daños sean más graves será necesario contactar algún técnico. Las posibles consecuencias de una mala regulación de los elementos de transmisión son la instabilidad del gancho durante la elaboración de la masa o bien un continuo movimiento oscilatorio de la cubeta, como si estuviera por soltarse de un momento a otro.
Para evitar que los componentes interior de la amasadora sufran deterioros, es necesario colocar la maquinaria en ambiente seco, en el que se pueda tener bajo control la humedad y la temperatura.
También podría ser que la tapa no cierre: en estos casos es posible que los tornillos en la placa de bloqueo sean demasiado anchos y no dejen cerrar a la tapa, o bien será suficiente girar el gancho o el batidor de manera que el disco se alinee con el relativo disco.
Para saber más sobre el mundo de la restauración y de las cocinas industriales sigue el blog de AllForFood, con novedades y noticias siempre actualizadas

No hay comentarios:

Publicar un comentario