viernes, 1 de septiembre de 2017

La figura del camarero de bar y las normas de comportamiento.

A menudo con el término barman (o bartender) entendemos aquella persona que trabaja en los bares, encargada de preparar los cocteles, dejando a las demás figuras especializadas la preparación de la cafetería y del servicio analcohólico. En realidad sus tareas dependen del tipo de local,  su tamaño y del personal. Puede ser, entonces, simplemente aquel empleado detrás de la barra o encargado de la caja, de servir las mesas, de las compras o del control de los sumunistros, de la organización del trabajo en las diferentes fases de la jornada laboral, de arreglar las mesas y sillas del bar, de la limpieza del local, etc. El barman puede trabajar en horarios no comunes incluyendo horarios nocturnos.

En los locales grandes o notorios, en los que nisiquiera la colocación de una silla se deja al azar, podemos distinguir diferentes figuras; una de estas es el camarero, que se encarga de servir las mesas. Es una figura a menudo subestimada, porque es cierto que no se requieren capacidades específicas para la preparación de los cocteles, pero también es cierto que es la primera persona con la que el cliente entra en contacto y por ende deberá realizar un servicio impecable y saber aconsejar al cliente, para vender bien y más.
accesorios bar

Muchas veces el camarero es un vendedor importante y por lo tanto debe conocer todas las bebidas y preparaciones ofertadas. El momento de la venta es tan importante que cuando sea posible, es gestionada directamente por un barman, dejando luego el servicio al camarero.
El camarero del bar debe realizar cuidadosamente sus tareas y por esta razón debe seguir determinadas reglas. La primera cosa que se debería evitar durante el traslado de una bandeja a través de la sala, entre sillas y mesas del bar, es mirar constantemente la bandeja mientras se camina: una clara señal de inseguridad y escasa habilidad. La bandeja no se debe sujetar rígidamente, ya que durante los movimientos y traslados se mueve junto con nosotros, y el brajo que la sujeta realiza movimientos al compás del cuerpo. Durante las operaciones de traslado, de servicio y de desbarace de la mesa, es necesario mantener la espalda recta.

Un camerero que lleva la bandeja manteniéndola en las yemas, seguramente es más elegante de aquel que la lleva en la palma de la mano; además es oportuna resaltar que la primera técnica es la más difícil por varios motivos: dificultad en mantener la estabilidad, soportar por largo tiempo el peso de la bandeja y el movimiento de la mano con el correcto baricentro mientras se preleva el material.

Sigue el blog de AllForFood para mantenerte actualizado sobre el mundo de la restauración y hostelería, con noticias y novedades sobre las maquinarias, accesorios y el personal profesional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario