jueves, 21 de septiembre de 2017

Pequeña guía para utilizar sin problemas los hornos de microondas industriales


Los hornos de microondas hacen parte de una particular tipología de maquinarias para alimentos que no se encuentra en todas las actividades hosteleras. Aunque si los hornos microondas son los más difusos en ambientes domésticos, pueden traer grandes ventajas incluso en los restaurantes, bares y grandes colectividades. Dichos hornos profesionales precisan de un empleo diverso respecto a los modelos tradicionales, por lo que concierne los materiales de los contenedores y la clase de alimentos.

Los contenedores para alimentos deben ser de un material resistente al calor y que se deje atraversar por las microondas sin sufrir alteraciones:  por esta razón se excluyen los metales (que son impermeables ante las microondas), el poliestireno y los plásticos suaves debido a las deformaciones provacadas por el calor de los alimentos. Los materiales más apropiados son: el vidrio, la porcelana, la terracota, el plástico duro y el papel.

La cocción en los hornos de microondas industriales se puede regular: 1) manipulando el selector de potencia, con al menos 3 posiciones, para descongelar, media potencia y máxima potencia, 2) estableciendo el tiempo de cocción.

Hay otras recomendaciones que se deben conocer antes de poner en marcha un horno profesional como este: es mejor colocar la comida por preparar en una capa baja y ancha en lugar de una capa alta y estrecha; la cocción no es totalmente homogénea: el centro del horno y las esquinas son las partes menos irradiadas, por lo que es mejor colocar los alimentos en forma de anillos, removiéndolos de vez en cucando; los mecanismos activados por las microondas en las moléculas de la comida no se detienen cuando esta es retira del horno, aún continúan por un período proporcional al volumen y a la firmeza de la comida; por ejemplo, cuando se trata de la verdura, dicho plazo sará irrilevante, pero si se tratase de un buen trozo de carne, el “tiempo de reposo” puede alcanzar los treinta minutos, y sólo trás haber transcurrido tal plazo la cocción habrá efectivamente acabado.
hornos profesionales


La carne que mejor se presta a este tipo de cocción es el pollo y la carne blanca en general, aunque si la cocción exclusivamente de microondas brinda una consistencia más seca respecto a la cocción tradicional, porque el rápido calentamiento provoca una mayor pérdida de líquidos; las verduras más apropiadas son las de pequeñas dimensiones y con una estructura tierna (ej. Guisantes, judías verdes, zanahorias, espinacas, tomates, patatas). Las verduras con estructura fibrosa (ej. Alcachofas, troncos de alcega, hinojo, apio) proporcionan resultados mediocres con este tipo de horno. Para evitar la deshidratación de los alimentos, en la mayor parte de las preparaciones es aconsejable cubrir el recipiente, los huevos no se pueden cocinar con la cáscara porque la rápida expansión del aire que se encuentra entre las membranas y la cáscara les haría literalmente explotar. Por último debemos recordar no poner en marcha el horno en vacío, sin ningún alimento dentro, o con objetos metálicos en su interior ya que podría estropearse el magnetrón.

Si buscas hornos de microondas u otras maquinarias para el procesamiento de alimentos para tu cocina industrial, explora el catálogo online de AllForFood.es. Podrás elegir todos los suministros para tu restaurante entre más de 40 mil referencias cuidadosamente seleccionadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario